Depósitos comunitarios

Depósitos comunitarios

Mantén en forma tus depósitos 
 

El depósito comunitario es uno de los elementos más comunes y sencillos que se encuentran en las instalaciones interiores y, a la vez, es la parte más vulnerable, por lo que es trascendental cumplir con un mantenimiento mínimo, que debería contemplar al menos los siguientes aspectos:

  • Inspección visual del agua. Periodicidad mensual.
  • Comprobación del cierre de la tapa. Periodicidad mensual.
  • Limpieza y desinfección. Periodicidad anual.
  • Comprobación del funcionamiento de los elementos de cierre y aislamiento: válvula flotador y válvulas de aislamiento o desagüe. Periodicidad anual.

La Responsabilidad del mantenimiento de los depósitos domiciliarios corresponde a los propietarios de los mismos, según establece el art. 11 aptdo. 4 del R.D. 140/2003, del 7 de febrero, por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano.

En cuanto al diseño, construcción e instalación de depósitos en instalaciones interiores se debe cumplir con lo establecido en la Guía Básica de Instalaciones.